Practique su Optimismo


Todos sabemos que para resolver cualquier problema hace falta táctica y práctica. Para conseguir cualquier trabajo es más fácil cuando tenemos previa experiencia pero si deseamos algo en particular sabemos que debemos de  trabajar y practicar aquello que debemos aprender. De igual manera debemos de pensar en el ser optimistas. "El optimismo es una competencia emocional que puede ayudar en la obtención de aquella meta propuesta" La persona que resuelva los conflictos con más tranquilidad yn más tranquilidad y justicia, tendrá un impacto positivo y el respeto de todos.

Si eres principiante en el uso del optimismo, espera que cuando comiences la gente hará bromas y pensará que estás alardeando. Sin embargo, el optimismo es una de las más poderosas herramientas qué si continuas utilizándola diariamente, la gente a tu alrededor comenzará a adaptarse a tu nueva manera de ser, ellos sentirán una energía fuerte y positiva cuando estén a tu alrededor y verás que cada vez más personas se acercarán a ti.

Pongamos como ejemplo en las clínicas donde varios doctores están viendo pacientes con diferentes enfermedades. Si el médico principal es optimista, tratará que todos los demás doctores vean a sus pacientes y den más de sí mismos, que sean más humildes, que expliquen mucho mejor las enfermedades y también que sean optimistas con sus pacientes para que ellos mismos sigan con el plan médico y tengan mayor posibilidad de mejorar. En la familia, un optimista también influye en todos los miembros, y es mayor visto cuando uno de los padres no solo es optimista sino que enseña a los demás a serlo también. Estas familias usualmente tienen una visión más grande de lo que ellos pueden hacer y son capaces de tener más ambiciones y metas que las familias donde el pesimismo prevalece.
Muchos casos que ustedes conocen, si observan bien, en donde la familia y especialmente los hijos tienen casi siempre resultados positivos, son gracias al optimismo y energía que aún sin justificación tienen los padres hacia ellos.

Veamos ahora el contrario, los resultados creativos de un pesimista puede llegar a lograr, estarán siempre limitados a como ellos se ven a ellos mismos. Si se piensa que las demás personas son necesarios para saber si lograran algo o no, seguramente se darán por vencidos si la demás gente no se encuentra motivada; sin embargo si la persona fuera optimista, esta misma podría jalar y comprobar a los demás que si ella puede, aún sola, en equipo harán un trabajo mucho mejor. Aun sin la ayuda de los demás, una persona optimista puede llegar a resolver el problema sola y sentirse orgullosa de su esfuerzo.

Para un pesimista las opciones y posibilidades son limitadas, para un optimista, estas opciones y posibilidades son ilimitadas abriéndose paso a crear e innovar lo que no había. Estas personas aceptan los cambios más fácilmente, como una oportunidad de aventura en el cuál se enfrentarán a ellos mismos y sus límites. Estas personas tratan de hacerlo todo, comen de todo y ven los problemas como una ventaja para probar sus habilidades y carácter.
¿Cómo puede adoptar una persona con una perspectiva pesimista el cambio sobre la seguridad de lo conocido?

Hay otras áreas en las cuales el optimismo también es impactado positivamente, por ejemplo en las ventas. Cuántas veces hemos escuchado a familiares con perspectiva pesimista, que el nuevo negocio que se quiere abrir no funcionará. Hablan sobre como el mercado, la economía y sus habilidades están en contra de un éxito. Sin embargo, si los optimistas escucharan a ellos, nunca habría un "mercado Gigante", un "Aurrera" o cadenas de hoteles de 5 estrellas por todo nuestro país. No todos comienzan con dinero, algunos comienzan con optimismo y mucha lucha.
Estas personas, reflejan sus días con lo que ellos desean hacer. Si necesito muchas más hora en el día para poder hacer todo lo que necesito, me levanto más temprano de lo que usualmente lo hago. Si requiero modernizar mi empresa, acepto el cambio y busco gente que pueda ponerme al día, pensando que no será un gasto sino una inversión y que esta persona tendrá deseos de aprender estos nuevos cambios con buena cara para pasar esta información a los que tienen más problemas con los cambios.

Otra área es el de cobro de deudas. La persona optimista llega a negociaciones de pagos con mayor facilidad que el que se desespera y de mala manera trata al deudor. Sin embargo, un optimista sabe que siempre hay una manera de resolver los problemas y los maneja a manera que el mismo cliente sea el que de la solución al pago que se debe.

Creo que una de las áreas más significativas del practicar el positivismo se encuentra en la salud física y mental de la persona que lo practica. Esta disfruta más de lo que hace, de las personas con las que se rodea, vive en el tiempo presente, sin miedos y con ganas de conocer y hacer más, no solo por ella misma sino por los demás también.

Las personas optimistas se enferman menos o se recuperan más rápidamente, son personas que tienen sistemas digestivos óptimos y los niveles de estrés son mínimos. La presión, el azúcar y el peso son mayormente controlables con optimismo ya que hay más energía y es enfocada a los proyectos que tienen más importancia en su día para poder tener tiempo suficiente después y dedicarlo a la familia. Además, aparte de crear fuentes externas positivas (como su salud y el ser más sociable) estas personas tienen fuentes internas que incluyen una autoestima alta. El manejo de los pensamientos desordenados y pesimistas, tienen menos fuerza cada vez que la persona practica el optimismo. Se puede ver de una manera más clara que hay muchas soluciones y de todas ellas se puede aprender algo. Un optimista tiende a reconocer sus miedos y poderlos analizar para entender cuál es la raíz de esos temores y una vez que se encuentre, el optimista puede ver muchas veces que sus pensamientos eran distorsionados y malinterpretados dando lugar a ese miedo infundado. Una vez que se encuentra la verdadera raíz, se  puede razonar y solucionar para sobrepasar de este modo lo que un pesimista pensaría que jamás se podría hacer.

En un estudio Estadounidense se reconocen varios mecanismos de defensa que estas personas llegan a hacer constantemente:
Altruismo - Hacer por los demás lo que necesitan, no lo que nosotros queremos hacer por ellos.
Sublimación - Desviación de energía negativa hacia actividades constructivas como la creatividad, el arte, los deportes.
Supresión - aplazamiento de los factores estresantes, no de reprimirlos.
Humor y Anticipación - La anticipación es una planificación realista y con esperanza para el futuro. Esto significa no operar en modo defensivo u pesimista sino prepararse y adaptarse para lo que la vida traiga.

Entonces, ¿Cómo reconocemosun optimista? Alan Loy McGinnis, el autor de El poder del optimismo, dio como resultado de un estudio de 1000 personas famosas la personalidad optimista. "los optimistas buscan soluciones parciales", es decir, no se dejan atrapar por la mentad perfeccionista que los mantiene limitados a ciertas expectativas y recurre a la parálisis de creatividad por el análisis que se le confiere. Los optimistas están abierto a tener errores, mirar hacia atrás y volver a dar pequeños pasos hacia el éxito hasta que se logra.

Otra de las características de naturaleza optimista es el uso de la imaginación y el ensayo para el éxito. En otras palabras, no son personas que piensan que son mejores que otras sino que valoran a los demás y saben que deben de trabajar en las cosas que saben son de mayor dificultad para ella. Un gran ejemplo está en los deportistas, cuando un deportista siente que no hay nadie mejor que ellos, pierden la facultad de la humildad y el respeto hacia los demás compañeros, haciendo muchas veces que por este mismo pensamiento de engrandecimiento dejen de hacer lo que los mantuvo en los primeros lugares para ser vencidos por aquellos deportistas que respetan y valoran el éxito de los demás y siempre piensan que su mejor marca personal está aún por venir.

Un estudioso de la psicología norteamericana, vio tres rasgos que tienen en común los optimistas: ven la adversidad de sus vidas como temporales, específicas y externas, es decir, no es enteramente culpa de ellos, a diferencia de los pesimistas que ven la adversidad como inmutable, generalizada y más personal. Frente a las dificultades, trabajos difíciles y desafíos, es más probable que los pesimistas lo hagan peor de lo previsto e incluso se rindan, mientras que los optimistas perseverarán.

Un gran ejemplo de perseverancia es el cuento de "la tortuga y la liebre" donde a primera instancia pensaríamos que la tortuga no tendría la rapidez ni la capacidad de la liebre. Lo que no contamos fue que la perseverancia hizo que muy a pesar de tener muchas menos posibilidades de ganar, esta pensó en comenzar y terminar la carrera, dar lo mejor de si misma dar un paso frente al otro hasta que llegar al éxito. La tortuga no buscaba el éxito ni ganarle a la liebre, lo que deseaba era tener confianza en sí misma.

El optimismo también está relacionado a los logros, especialmente en tiempos de carencias, caos y turbulencias. Aquellos que tengan una perspectiva optimista pisarán las piedras en su camino adaptándose al cambio, y a levantarse si se llega a caer con paciencia y estudiar lo que se se debe de cambiar para evitar que vuelva a pasar. Estas personas serán pro-activos, utilizarán los pocos recursos que te tienen para hacer de ellos lo más que se pueda, su inventiva e imaginación les proporcionarán maneras de solucionar problemas y motivar a los demás a trabajar con ella a su lado, ellos describen que no hay golpe tan fuete que llegue dejarlos tirados como para dejar y abandonar la esperanza.

Entonces ¿De dónde viene el optimismo? ¿nacemos con ella o la aprendemos? Para algunas personas, el ser optimista viene naturalmente, también influye si se vive dentro de una familia que tiene esta virtud de por generaciones, sin embargo, la buena noticia es que, para aquellos que no lo tienen naturalmente, el optimismo es una actitud que se puede aprender y practicar. Estas son algunas estrategias que puede considerar en su aventura para comenzar a ser más optimista o ayudar a otra persona que sufre de pesimismo.

  1. Evita ambientes negativos. Si esto no se puede hacer realísticamente (trabajar en un ambiente pesado) entonces buscar a las personas más positivas en donde se trabaja, trata de alejarte del personal que se queja todo el tiempo.
  2. Celebra tus logras y tus fortalezas - La clave para el logro y la felicidad está en todo lo que tú sabes hacer bien y dejas que estas fortalezas influyan en tu vida cotidiana. No estés al pendiente de tus debilidades ni te enfoques en las cosas que no puedes hacer bien, enfócate en las cosas que haces bien y trabaja constantemente en mejorar en las cosas que más se te dificultan.
  3. Cuida tu bienestar espiritual y emocional leyendo material inspirador a diario. Para la gente esto puede ser muy diferente dependiendo de la personalidad. Mucha gente le gusta leer libros que hablan de optimismo y auto ayuda, a otros les agrada estar enterados de las noticias positivas alrededor de ellos y del mundo, como cuando se encontró la cura para la hepatitis C que era mortal y admirarse por los tiempos en los que vivimos. Otra manera es tener libros de inspiración que puedan leer poco a poco diariamente y pensar en practicar ese día o esa semana lo que se leyó. Este bienestar emocional podrá darnos el poder y control de controlar lo que si podamos y aceptar lo que no podemos controlar.
  4. Ignore o deje pasar lo que no puede cambiar - Cuando se enfrentan a contratiempos, identifique lo que puede cambiar e intente de forma proactiva encontrar maneras de hacer algo al respecto. A menudo hemos escuchado este consejo - es que hay que repetir, inspírate con las palabras que dijo Benjamín Franklin " Aunque no podamos controlar todo lo que nos sucede, podemos controlar lo que sucede dentro de nosotros". Si comienzas tu día positivamente, es decisión tuya el continuar de esta manera durante el resto del día, no de las demás personas ni de los problemas que se te presenten.
  5. Aprende a cambiar tu manera de pensar, adecúa una perspectiva optimista y encuentra algo siempre positive oculto de cada situación negativa. "si del cielo te caen limones, haz limonada".
  6. Adapta tu lenguaje y perspectivas. Considera cómo un simple cambio del leguaje que usas puede marcar la diferencia en tu perspectiva. ¿con frecuencia dices: "Si, pero" a las sugerencias o el "pero" que solo niega automáticamente tolo lo que haya dicho u ofrecido la otra persona. Un simple cambio a "si, y…" podría marcar una diferencia positiva. Cuente durante todo un día las respuestas suyas que lleven un "no puedo", "pero…" "es que.." "no.." y abra su mente al cambio de pensar en cambiar estas perspectivas a "si se puede, a lo mejor si.." "¿Tú crees que eso sería bueno?, Dame más información  para pensarlo mejor, "me encantaría, sin embargo en este".
  7. Sea consciente de sus respuestas en las juntas o cuando se platica en grupo. ¿Es usted de las personas que acostumbra a "derribar" las ideas de los demás pensando que no son realistas? El que detiene el proceso creativo de los demás? A menudo, las ideas más valiosas se encuentran en aquello que pensamos es algo loco o arriesgado, dar oportunidad a que una idea comience a florecer sin tener que derribar las esperanzas de los demás, puede llegar a tener el éxito que no se esperaba. Si tiene el deseo de participar, primero escuche a los demás y vea los puntos positivos de lo que la gente está hablando. Practique el escuchar atentamente sin interrumpir y verá al final lo que sucede con sus pensamientos.
  8. Concéntrate fuera de ti mismo, en personas importantes en tu vida, en actividades y proyectos que te emocionen. Si deseas vivir miserablemente, concéntrate solamente en ti mismo todo el tiempo y verás que tan pronto te vuelves pesimista y te quedas solo.
  9. Fomentar una cultura de optimismo cuando estás a cargo de otras personas, ya sea de tu familia o de tu trabajo. Espera que la gente tenga éxito, incluso cuando ocasionalmente no logren lo que se propusieron hacer, anímelos para que le hagan frente al desafío. Un simple "Esto es menos que tú, te conozco y se que esto no va a dejarte caer, se que puedes hacerlo mejor la próxima vez" puede tener efectos muy positivos.
  10. Propóngase el ser espontáneo. El dejar todo lo planeado para hacer algo fuera de la zona confortable, hace que practiquemos optimismo y positivismo. Dar permiso a nosotros mismos a que haya cambios y fluir con ellos no enseña a que siempre hay algo más allá de lo que conocemos.
  11. Considere los beneficios para la salud, de usted y de sus queridos. Si necesitas una motivación sobre el porqué es bueno cambiar al optimismo, considera las estadísticas que vinculan este con la salud. Sí hay evidencia que sugiere que el sistema inmunológico entre las personas optimistas es más fuerte que entre los pesimistas.

Si quieres tomar en serio  el desarrollo y aprendizaje de un mayor optimismo no hay nada mejor que el tomar sesiones conmigo directamente. Conozca los modelos para comprender los pensamientos pesimistas y poder cambiar la manera en que se piensa. Cambiar de lo que le molesta a lo que ahora desea lograr. Solo envíame tu teléfono e email para ponernos de acuerdo y empezar hoy mismo.











INFORMACION EN GENERAL